Espacio Comunitario Santa Ana se gestó en uno de los cerros más antiguos de Valparaíso, el Cordillera, reconocido por mantener viva una amplia y variada gama de organizaciones sociales. Esta organización nace en 2008 como respuesta de sus propios habitantes para dar solución a las diferentes problemáticas contingentes que los/las aquejaban y que no estaban siendo resueltas por los gobiernos de turno, constituyéndose su personalidad jurídica en 2009.
La tradición de trabajo comunitario que posee el cerro Cordillera ha impulsado una serie de iniciativas que buscan apoyar el mejoramiento de la calidad de vida de los/las habitantes de este cerro patrimonial, dentro de las que destaca el Taller de Acción Comunitaria (TAC). Esta organización con más de 30 años de experiencia comunitaria ha permitido revivir la historia y los espacios perdidos de la ciudad de Valparaíso, teniendo un foco importante en el cerro Cordillera. Este foco por recuperar espacios provocó que en 1997 se decidieran hacer cargo de la recuperación y mantención de la Población Obrera de la Unión, la cual fue la primera construcción social para obreros de Chile, pero que en ese entonces se encontraba en un estado deplorable. La unión de fuerzas entre vecinos y voluntarios(as) del TAC llevó a que en 2008 se hiciera entrega de una Población totalmente recuperada y habitable.
 

Es desde este grupo de personas desde donde nace Espacio Comunitario Santa Ana, como respuesta a la agrupación de energías y voluntades para la recuperación de la Capilla Santa Ana,

 la cual se encuentra en la misma cuadra que la población anteriormente recuperada, y que además fue la bodega desde 2006 para los materiales de la construcción anterior.

La Capilla Santa Ana es un edificio patrimonial de Valparaíso, y Chile, la cual fue construida por el arquitecto Fermín Vivaceta en 1870. Fue comprada por Juana Ross de Edward en 1894 para ser anexado al hogar de niñas que se encontraba en el edificio contiguo. A pesar de haber tenido un extenso uso por la comunidad del cerro Cordillera, durante los últimos 40 años la Capilla Santa Ana se encontraba en un estado de total abandono, ya que la Fundación Refugio de Cristo no tenía interés en la reconstrucción de este espacio. Este hecho trazó camino para que en 2008 la Fundación Refugio de Cristo cediera la capilla a través de la firma de un comodato con el Centro Cívico Espacio Santa Ana.
Las condiciones en las cuales se encontraba trabajando el Espacio Santa Ana mejoraron en 2012 al incorporar la casa contigua a la Capilla Santa Ana, la cual corresponde a la Residencia de Protección de Niñas y Jóvenes María Goretti. Esto significó nuevos retos para la organización, pero a la vez se le abrieron numerosas oportunidades para la creación de un espacio cultural y comunitario para el cerro Cordillera que pudiera autogestionarse.

Finalmente, en 2014 obtienen la personalidad jurídica como “Corporación de Desarrollo Cultural y Social Capilla Sana Ana del Cerro Cordillera”. La incorporación de dicha residencia significó para la organización tener a cargo toda la cuadra donde se encuentran emplazados los 2 edificios recuperados. 

You don't have permission to register
X